miércoles, 26 de marzo de 2014

El desconocido del lago. Killer Queen.


Título original:
L'inconnu du lac (Stranger by the Lake)
Año:
2013
Fecha de estreno:
04 de Abril de 2014
Duración:
97 min
País:
Francia
Director:
Alain Guiraudie
Reparto:
Pierre Deladonchamps, Christophe Paou, Patrick D'Assumçao, Jérôme Chappatte, Mathieu Vervisch, Emmanuel Daumas
Distribuidora:
Karma Films


El cine erótico siempre ha tenido un halo de serie B, baja categoría y prejuicios morales y artísticos, pero lo cierto es que dentro de este subgénero se han hecho grandes películas y directores prestigiosos se han atrevido a hacer películas eróticas. Desde Bertolucci en El último tango en París o Soñadores, Polanski en Lunas de hiel, Stanley Kubrick en Eyes Wide Shut, Louis Malle en Herida o ahora recientemente Lars Von Trier con Nymphomaniac (aunque ya había jugueteado con Los idiotas con la premisa). Incluso hay quien tilda a La vida de Adéle de erótica, aunque en mi opinión de manera desacertada.
El caso es que la sexualidad es algo recurrente en el cine, y si lo juntamos con otro subgénero como el cine de temática homosexual, más aún.
Y es que, puestos a romper tabúes, ¿por qué no varios a la vez?

 
Alain Guiraudie no se corta un pelo y rueda lo que he denominado “el thriller nudista”, por varios aspectos. Uno es obvio, por la ambientación, pues estamos en un lago donde se practica el cruising, es decir, gente (normalmente varones homosexuales) que buscan sexo en espacios abiertos y públicos. Por tanto, las escenas explícitas de sexo están a la orden del día, así que quien se disponga a verla, que vaya mentalizado, y si alguno cree que su masculinidad se va a ver afectada por ver demasiados manubrios en pantalla, le aconsejamos que se vaya a ver la segunda parte de 300, que se respira mayor testosterona pero, en cambio, nadie le mirará mal (paradojas de la vida).
Otro aspecto que me lleva a lo de thriller nudista es el marcado naturalismo y ausencia de artificios con que rueda Guiraudie El desconocido del lago. Despojada de prácticamente vestiduras y elementos sobrantes (no hay música, no hay luz artificial, hay bastante improvisación, un escenario...) se centra en lo esencial del relato, pero sin que por ello se resienta la película, presentando un acabado igualmente logrado.

La película habla, cómo no, de un enamoramiento, el de Franck por Michel. O el de Henri por Franck, no sabemos cual es más importante, hasta el desenlace de la trama. ¿Y el thriller? Éste hace su aparición cuando Michel ahogue a su actual noviete, a ojos de Franck. Tranquilos, no es spoiler, transcurre en los primeros 15 minutos de película. Así que la verdadera premisa es ver cómo Franck afrontará sus sentimientos pese a semejante situación y cómo encaja Henri en dicho triángulo amoroso.
De hecho, personalmente veo a Henri como el personaje mejor perfilado y más importante de la trama, y el más poético también, pese a que está un poco de tapadillo durante gran parte del metraje. Pero es que lo importante es más lo que no se dice, lo que no se ve, y he ahí uno de los grandes aciertos de la película. Ese mundo interior de los tres personajes constituye la verdadera trama principal.


En general, Guiraudie mantiene un tono bucólico y parsimonioso. No creo que sea gratuito que el asesino sea un cachas rompecorazones y Henri, el amigo romántico y un tanto huraño sea un regordete bonachón. Todo tiene su trasfondo. Bueno, que Michel se asemeje a Freddie Mercury supongo que ya es fantasía personal del director. Además, podemos encontrar toques cómicos o burlescos que le encantan al director, como el personaje del “voyeur” siempre buscando parejas con las que pajearse.
Una película que contiene más de lo que aparenta, pero que sin duda es en su sencillez donde se encuentra su mayor logro. Y es que sencillez no es antónimo de contenido, sobre todo si hay un buen director tras el proyecto.
Aquí, por ejemplo, se consigue que el lago sea casi un personaje más, ese agua cristalina, a veces hermosa, a veces traicionera, o esos rayos de sol, cambiantes según las horas, influyendo en los personajes. Se consigue en un sólo escenario, con los mismos elementos todo el rato, que sus personajes vayan evolucionando, para, obligando así al espectador a ver mejor ese cambio.

Una película que ya ha cosechado premios en Cannes, Sevilla o los César, que será la encargada de inaugurar el Antlántida Film Fest 2014 y a la que, sin duda, merece la pena echar un ojo.

7/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...