viernes, 7 de marzo de 2014

11ª Muestra Syfy: Día 1; 300. El origen de las risas.




Pues un año más, y ya van 11, da comienzo la Muestra Syfy de cine fantástico (y de terror, que últimamente le come terrero al género predilecto de la muestra).
Días antes ha habido cierta polémica y malestar entre los espectadores, pues este año ha salido la venta de abonos y entradas con poco tiempo, además de un subidón de 10€ en el bono del festival completo con respecto al del año anterior. Veremos al final del evento, cuando hagamos el resumen de notas y valoraciones si ha merecido la pena...

Mientras tanto, la ya clásica presentadora del festival, Leticia Dolera, se encargó de presentar el cortometraje y el preestreno con el que siempre suele comenzar la muestra. Antes de ello, fueron precavidos y ya nos avisaron que Rigor Mortis tenía todas las papeletas de ser el Boneboys de este año, así que expectación máxima.
Este año ha sido Warner la distribuidora que ha cedido la película, y suponemos que el cortometraje también, eligiendo Aningaaq, de Jonás Cuarón, spin-off de Gravity, y 300. El origen de un imperio.


La verdad es que no se nos ocurre un motivo para su inclusión en la muestra más que el de promocionar el dvd/blu-ray de Gravity por parte de Warner. Pues como cortometraje, Aningaaq no tiene entidad propia suficiente y, siendo sinceros, el resultado no pasa de un contenido curioso de un extra del dvd.

Se supone que es la otra cara de la moneda, la situación que ocurre en aquella conversación del personaje de Sandra Bullock donde se oían unos perros, un esquimal y un bebé.
Pero que, aislado de aquello, no supone gran cosa al espectador, y, por tanto, mostrarlo así por suelto nos parece fuera de lugar.

Además, para los asistentes que desgraciadamente aún no hubieran visto Gravity les carecerá de interés alguno, aparte de haberse comido un spoiler de manos de Leticia Dolera... 5/10



La esperada secuela, anteriormente pensada como precuela y al final un spin-off que sucede más o menos paralelamente a la batalla de Leónidas y sus 300 espartanos en las Termópilas, encontró su lugar de lujo en la Muestra Syfy. ¿Por qué? Porque es sin duda con este ambiente y compañía donde, al menos, pese al desatino que supone, se puede decir que se "ha disfrutado".

No sé si es que la primera me pilló en la edad adecuada, si es que he cambiado mucho desde 2006 o es que, realmente, 300. El origen de un imperio es bastante más floja que su antecesora.
Esta película de Noah Murro, que seguramente pinta más bien poco y se ha gestado más en producción que en dirección, simplemente juega a salpicar de sangre la pantalla, esperando que esto y sus CGI que tan bien le funcionaron, sean suficientes para contentar al espectador. ¿La historia? Un tanto clon de la anterior, aquí luchando en alta mar, chocando barcos unos con otros (WTF!) pero al menos han tenido la decencia de meter a Eva Green como Artemisa, que se come con patatas a Sullivan Stapleton como Temístocles. ¿Y Jerjes? Pues de paseo, y es que se supone que está basado en el cómic con su nombre...
¿Y recordáis la famosa escena de Jerjes y Gerard Butler (cómo se le echa de menos en ésta) que desataba la risa tonta? Pues aquí se multiplican las escenas de risa involuntaria, casi pareciendo en ciertos tramos una parodia de sí misma y que, desde luego, animó a la muestra (que no olvida sus tradiciones y aplaudió cuando salió la luna, lo que significa que nunca olvidaremos Boneboys). Inolvidable la ridiculez de la escena de sexo entre Artemisa y Temístocles, o la del caballo.
Una película prepotente y arrogante, con voz en off dando discursos pretendidamente trascendentes y que a nadie importan, con abuso exagerado de cámaras lentas y sangre salpicando a pantalla, como si la gente solo pagase por ver desmembramientos sin gracia. Y es que, para que un amante del gore ni siquiera goce esto, es que algo se está haciendo muy mal. Y el origen de este mal es que no se ha querido hacer una película nueva, sino una copia de la fórmula anterior, un 'más violento todavía' sin pies ni cabeza que da más vergüenza y risa que otra cosa. Y encima contamos con unos griegos ciclados la mar de limpios, pues luchando a torso descubierto y ninguno se ensucia lo más mínimo, y no será porque los persas no chorreen sangre... Un pinchazo en toda regla.  4/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...