miércoles, 26 de febrero de 2014

Las aventuras de Peabody y Sherman. La loca historia del mundo.


Título original:
Mr. Peabody & Sherman
Año:
2014
Fecha de estreno:
07 de Marzo de 2014
Duración:
92 min.
País:
Estados Unidos
Director:
Rob Minkoff
Reparto:
Animación
Distribuidora:
Fox


Quizás en España no sean tan conocidos, pero Peabody y Sherman tienen su origen en la serie de animación de los 60 Las aventuras de Rocky y Bullwinkle. Bajo este nombre englobamos las dos series conocidas como Rocky and His Friends (1959–1961) y The Bullwinkle Show (1961–1964), ambas producidas por Jay Ward y en las cuales se introducía un segmento llamado Peabody’s Improbable History protagonizado por un perro de extremada inteligencia llamado Peabody y su hijo adoptivo, Sherman, que, a través de una máquina del tiempo, se dedicaban a viajar a los más importantes hechos históricos del pasado, siempre en clave de comedia. Con un dibujo de apariencia sencilla como si fuera dibujado por un niño, en cambio tenía unos diálogos más propios del lenguaje adulto, con numerosas referencias culturales, más enfocadas a un público de mayor edad, pero siempre sin renunciar a un tono amable.
Estos dibujos de culto para cierto sector han sido rescatados por Dreamworks y Rob Minkoff, co-director de la reputada El rey león de Disney, entre otras; conservando su esencia, su tipo de humor y personajes, pero con la tecnología y el enfoque a las nuevas generaciones.

En esta nueva aventura de Peabody y Sherman, se nos presenta brevemente a los personajes (esencial e importante para que la pueda disfrutar todo el mundo sin necesidad de conocerlos previamente) y rápidamente nos introduce en la cuestión, donde Peabody educa a su hijo enseñándole in situ sobre los principales hechos históricos del pasado gracias al “Vueltatrás”, su particular máquina del tiempo. Pero el conflicto viene cuando Sherman se pelea en el colegio con Penny y Peabody invita a ésta y sus padres para apaciguar las cosas, antes que la Sra. Grunion consiga quitarle la custodia de Sherman. Pero mientras Peabody impresiona a los padres de Penny, ésta y Sherman se embarcarán sin permiso en el Vueltatrás, abriendo la veda a las más alocadas y divertidas aventuras.


Tras el leve tropiezo de Dreamworks con Turbo, vuelven al buen camino y sabor de boca que supuso Los Croods (la cual está nominada a los Oscars) y que seguramente seguirá adelante este verano con Cómo entrenar a tu dragón 2. Y lo hacen con esta apuesta arriesgada, al menos en nuestro país, donde los personajes no son tan conocidos, con esa mezcla de diseño infantil pero didáctico (un poco al estilo de la serie de animación francesa Érase una vez... de Albert Barillé), y ese humor y lenguaje más adulto. Arriesgado porque puede dejar más indiferente a los niños y llamar poco la atención de los adultos para que vayan a verla, como ha sucedido ya en otras ocasiones. Pero para eso estamos aquí, para animarlos.

La película va de menos a más, dejando lo menos para el final, llevando los personajes a situaciones límite desatando la elocuente locura y donde la disparatada historia alcanza el culmen. Pero esto ni significa que hasta entonces no esté a la altura, ni mucho menos, sino que la narración tiene un in crescendo bien marcado, lo que me parece un acierto del guión. No hay que quemar todas las bazas al principio, es si es importante impactar de principio ( y a buen seguro que con el segmento de Maria Antonieta aquí se cumple), casi lo es más terminar por todo lo alto y dejar con esa gran sensación al espectador de haber disfrutado, para que comience el boca-oreja, la que podría ser la posibilidad de Las aventuras de Peabody y Sherman, y la posible solución a esa apuesta arriesgada que comentaba. Quizás le haya faltado al proyecto unos personajes protagónicos con más gancho desde el principio para redondear, pues Peabody y Sherman son dos personajes a los que se les coge más cariño según va avanzando la historia.
Al menos, contamos para suplir esto con un gran elenco de secundarios que impactan más desde el principio, desde la Sra. Grunion, Leonardo Da Vinci, Agamenón y otros de los variopintos secundarios que van surgiendo en las distintas aventuras y épocas que visitan nuestros protagonistas.
Esto, a su vez, va acompañado de numerosas referencias tanto culturales (como es evidente) como guiños para los más cinéfilos, que siempre sacan la sonrisilla cuando son identificados.


Tras El rey león, este es el retorno de Rob Minkoff a una película 100% de animación y, desde luego, es su mejor trabajo tras la película de Disney, lo que quizás le demuestre que su sitio está en este género. Además, sigue incidiendo en el tema familiar, como también hizo en Stuart Little. De hecho, tras ese fondo de aventura, Peabody y Sherman trata el tema de la paternidad y los problemas a los que se enfrenta un padre (incluso el ser más inteligente del mundo) a la hora de educar a un hijo. La típica moralina de las películas de animación, dirán las malas lenguas... pero lo cierto es que el mensaje está introducido con cierto sentido y tacto como para no quedar impostado ni sensiblero, sino que fluye como un apunte más en la historia.
Y es que, si tiene el atractivo para el público infantil, el toque necesario para agradar al adulto, una historia con mensaje que, además, resulta muy divertida y altamente entretenida... ¿acaso no se merece recibirla con los brazos abiertos?
Al menos yo no seré quien le dé la espalda, ni diga la coletilla típica de Sherman ante un chiste de Peabody (“no lo pillo”), sino que seré del sector que se alegrará si logra funcionar en taquilla y no dejará de recomendar este tipo de películas que caen en gracia y resultan muy divertidas sin insultar la inteligencia del espectador, como el reciente caso de La LEGO película.
Así que ya sabes... Peabody y Sherman te están esperando con el Vueltatrás en marcha, a punto para la aventura.

7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...