viernes, 7 de febrero de 2014

La LEGO película. Be Creative.




Título original:
The LEGO Movie
Año:
2014
Duración:
100 min
País:
Estados Unidos
Director:
Phil Lord, Christopher Miller
Reparto:
Animación
Distribuidora:
Warner




La verdad es que los de los 80/90 somos unos egoístas. Nos creemos dueños y señores de la nostalgia y que todo lo relativo a nuestra infancia nos pertenece.
Bien es cierto que los LEGO, sus piezas, muñecos y mundos diversos formaron parte activa de nuestras tardes de juegos, pero la compañía danesa LEGO lleva nada más y nada menos que ochenta años funcionando, desde 1934, formando parte de la infancia de muchas generaciones. Es quizás por ello por lo que, en esta ocasión más que nunca, estamos ante una auténtica película para toda la familia.

LEGO proviene de las palabras danesas “leg godt”, que significan “juega bien”, todo un lema para una compañía que lleva estimulando la creatividad y el ingenio de muchos niños. Y es que, tras su apariencia sencilla, estos simples bloques de plástico con botones arriba y huecos abajo seguramente sean, junto a los dibujos, la primera plasmación de las ideas y el desarrollo creativo de un niño. Ladrillos que apilándolos unos encima de otros pueden crear infinidad de objetos, edificios o mundos en los que interactuar, a los que insuflar vida. Y fiel a este principio se mantiene La LEGO película.


Phil Lord y Chris Miller son los directores de esta genial locura, como no podía ser de otra manera. Ellos fueron ellos artífices de Lluvia de albóndigas, que a mediados de diciembre estrenó secuela, donde ellos participaron ya como productores. Al igual que en aquella, siguen demostrando su ingenio y demostrando verdadera pasión por su trabajo. Ambos se conocen desde la universidad y aunque pocos lo sepan, ellos son los productores ejecutivos de la aclamada serie Cómo conocí a vuestra madre. La verdad es que con los pocos trabajos que han hecho ya siento una verdadera admiración por ellos. En estas situaciones, te sientes estúpidamente orgulloso cuando ves que le va bien en un nuevo proyecto a alguien que admiras, como si tú formaras una pequeña parte de ello, por haberlos descubierto antes de que la mayoría se fijase.
Y eso que aún rezo porque caiga en mis manos algún día la serie Clone High...
El caso es que si ya en Lluvia de albóndigas maravillaron con sus humor y el espléndido mundo que fueron capaces de sacar de un libro infantil, con La LEGO película se han superado nuevamente.

El mundo de LEGO da mucho juego, como ya hemos comentado, y Phil y Chris, que se han criado con ellos, han sabido sacarle partido más allá de una película-anuncio de un producto, creando un blockbuster con sello personal, con grandes dosis de diversión pero que al final transciende convirtiéndose en una oda al poder de la imaginación. Seguramente no se podría haber llegado tan lejos de no ser por esa mezcla de stop-motion y CGI, siempre intentando ser lo más realista posible a las piezas LEGO y su funcionalidad, es decir, que todo sea posible de hacer mediante ellas. Así, todos los decorados y los mundos, incluído el agua, las nubes, humo o disparos láser están hechos con bloques LEGO, unos 15 millones se emplearon entre personajes, decorados y accesorios. Y de todo este trabajo de animación, hay que destacar a Chris McKay, co-director y editor de animación. McKay ha impreso toda la irreverencia que había en su serie Robot Chicken, trayendo al proyecto las parodias de personajes emblemáticos y películas. Hay muchos homenajes en La LEGO película y es divertido esperar cuando saldrá el siguiente. Pero la trama central no se basa en hacer simplemente guiños a otras franquicias, sino que coge el molde de una película de aventuras y lo reconstruye a su antojo, como si el guión fuera también de piezas LEGO.
La presentación de la película, donde MegaMalo y Vitruvius sacan a relucir la profecía y la posterior introducción al mundo de Ladriburgo y Emmet, el protagonista “normal” de la historia, es fabulosa, como el megaéxito musical que suena siempre en la ciudad y que, inevitablemente, no podrás dejar de tararear durante días después de la proyección.


La aventura de Emmet y sus amigos para detener a MegaMalo y su esbirro Poli Bueno / Poli Malo (tiene dos caras, literalmente) les llevará por once mundos entre los que destacan el Salvaje Oeste, Media Zelanda, Alta Mar o Nube Cucolandia con montones de sorpresas y personajes variopintos.
Además, en la versión original encontramos un gran elenco actoral que pone las voces de los protagonistas: Chris Pratt, Elizabeth Banks, Will Ferrell, Morgan Freeman, Liam Neeson o Charlie Day, además de alguna que otra sorpresa de personajes secundarios.
Y todo esto, como hemos dicho, toda esta diversión alocada siempre al servicio del tema: la creatividad, ya no solo como su base de trabajo, sino como reflexión de la película. Se nos insta a ser creativos e ingeniosos, a no renunciar a nuestras ideas por absurdas que puedan parecer, pues son estas ideas las que hacen el mundo más interesante y divertido, como se puede ver en la película.

Así que, una vez más, me toca aplaudir a una película de Phil Lord y Chris Miller. Una película recomendable para las nuevas generaciones, pero obligatoria para las anteriores, sobre todo. Y cuidado que no te dé luego por acercarte a la juguetería más cercana...

7,5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...