miércoles, 1 de enero de 2014

Paranormal Activity: Los señalados. Simón dice.



Si eres un apasionado de las sagas de terror, estás de enhorabuena. Podrás empezar el año disfrutando de la quinta entrega de la inagotable (al menos mientras siga dando beneficios) franquicia Paranormal Activity. El israelí Oren Peli fue el ideador de esta rentable saga caracterizada por grabarse cámara en mano, como si fuese un falso documental, que comenzó en 2007. Esta última entrega no es una secuela directa de los acontecimientos narrados en las cuatro anteriores. Más bien se trata de un spin off -latino- que retoma al demonio de las otras entregas y continúa con el espíritu de found footage.

En Paranormal Activity: Los señalados el protagonista es Jesse (Andrew Jacobs) quien junto a sus dos mejores amigos investigará los sucesos acontecidos en el apartamento de abajo al suyo. Su vecina muere repentinamente y ven salir del piso a un compañero de clase que muestra síntomas de estar como ido (más tarde se sabrá que está relacionado con los sucesos que atormentarán a Jesse). En el piso, los chicos descubren elementos relacionados con la magia negra lo cual confirma las sospechas de que su vecina era una “bruja”. Con el tiempo, a Jesse le aparece una especie de mordisco en su brazo y comienza a notar fenómenos paranormales a su alrededor. Sus seres queridos tratarán de ayudarle ante el temor, la confusión y el estupor de la situación y, poco a poco, descubriremos que Jesse estaba marcado desde su nacimiento.


Estamos ante la típica historia de entes sobrenaturales acechando a unos jóvenes quienes buscan saber el origen del mal. En ese sentido, Paranormal Activity: Los señalados no innova ni ofrece nada nuevo más allá de un entretenimiento efímero con sustos facilones, sobre todo acentuados en su parte final, que más que infundir terror provocarán risas entre el respetable. Además, el hecho de seguir explotando el rodaje en cámara en mano, como forma barata y rápida de hacer cine rentable, resulta cansino. La fórmula está ya más que agotada y el espectador empieza a estar harto de esos movimientos nerviosos de la cámara o de las motivaciones cogidas con pinzas para justificar el porqué de grabarse a sí mismos todo el rato. Por otro lado, se cae en lugares comunes en las localizaciones de la historia. La casa de la vecina – bruja es espeluznante, oscura y sucia, con sótano incluido lo cual favorece la inclusión de clichés del género.

A su favor, la quinta entrega tiene su escasa duración por lo que en todo momento se va al grano y hay pocas escenas superfluas. Por supuesto, hay lugar para jugar a las referencias cinéfilas internas dentro de la franquicia y así, el final de ésta, nos muestra directamente conexiones con la primera entrega. También debido a que Christopher Landon, el director de Paranormal Activity: Los señalados, ha guionizado casi todas las secuelas, encontramos hechos que remiten a la tercera parte como esas cintas de video. No nos olvidamos de resaltar nuestra escena favorita de toda la película, entre hilarante y bizarra: cuando los tres chicos se sientan a la mesa a “jugar” con el Simon y éste actúa como una inesperada ouija. Cómicamente ridícula, pero nos encanta.

4/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...