domingo, 15 de diciembre de 2013

Futbolín. Pequeños grandes hombres.



En estas fechas pre-navideñas no es extraño encontrar en la cartelera española películas destinadas a ver en familia o, directamente, con un claro target infantil. Hay que aprovechar el tirón de las vacaciones para que los papis lleven a sus hijos al cine y una buena opción es la primera incursión en la animación del director argentino Juan José Campanella, ganador del Óscar a mejor película de habla no inglesa gracias a El secreto de sus ojos. No en vano Futbolín (Metegol en su título original en Argentina, que es como se conoce allí este popular juego) viene avalada por sus números en taquilla en Argentina siendo el mejor estreno de una película argentina de la historia y, además, tiene el honor de ser la primera película de animación que inaugura el festival de San Sebastián.

Tres años de producción y dos de desarrollo han sido necesarios para que Futbolín viera la luz. Con su guiño inicial a 2001: una odisea del espacio (sin duda esto deleitará a más de uno), la película nos cuenta la historia de Amadeo. Cuando era niño consiguió su mayor proeza: le ganó en una partida de futbolín al Crack, el mejor futbolista del pueblo. Ahora, ya adultos, vive tranquilamente en su pueblo y sigue jugando al futbolín en el bar. Sigue enamorado de Laura, su amor de la infancia. Un día, la vida apacible del pueblo se ve trastrocada cuando El Crack vuelva para pedir venganza por aquella derrota de su infancia y convertir el pueblo en un enorme campo de fútbol. Cuando El Crack destroza el bar y reta a Amadeo para jugar un partido de fútbol de verdad, Amadeo descubrirá que los jugadores del futbolín tienen vida propia y le ayudarán en su misión.
 

Futbolín es una delicia técnica, sin nada que envidiar a las grandes compañías de animación, cuyo punto débil es una historia demasiado blandita con el fútbol como telón de fondo, muy adecuada para los más pequeños de la casa pues resalta valores como el trabajo en equipo, el amor o la amistad. Campanella cae en lugares comunes en su guion y le ha quedado un producto impropio de su calidad. Sin embargo, como entretenimiento pasajero funciona pues su ritmo y el cariño que se le coge a sus pequeños personajes -de plomo-, es notable. Son los secundarios quienes más graciosos están y destacan el arrogante brasileño Beto o el zen argentino Loco. Para la versión española, la película ha sido redoblada por voces populares como las de Michelle Jenner (Laura) o Arturo Valls (El Crack) además de meter chascarrillos propios de la actualidad futbolera que, con el paso de los años, quedarán desfasados. Recomendamos este título para aquellos que busquen una ligera y divertida evasión y, sobre todo, para ir a verla en familia. 

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...