miércoles, 28 de agosto de 2013

Cazadores de sombras: Ciudad de hueso (Cazadores de sagas rentables con la ley del mínimo esfuerzo)





Hollywood nunca descansa, y cuando se agota una saga recauda-billetes, ya hay que tener otra en la recámara para que la fiesta no pare.
Últimamente tiene el ojo puesto en los best-sellers juveniles, a sabiendas que los adolescentes son los que más pueblan las salas de los grandes centros comerciales (los verdaderos hacedores de taquillas). La última en caer ha sido Cassandra Clare con su saga Cazadores de Sombras que consta de cinco libros y un sexto ya previsto para mayo de 2014, que se desenvuelve en un Nueva York plagado de seres extraños y con poderes mágicos que protegen la ciudad de demonios.
Romances, peleas fantasiosas, vampiros, hombres lobo, demonios y ángeles merodean por la saga haciendo las delicias de sus lectores.

Para llevar a cabo la primera película, Sony ha pensado en Harald Zwart, quien hizo un correcto remake de la emblemática Karate Kid, consiguiendo además funcionar muy bien en taquilla (ya en su estreno superó el presupuesto invertido, y quizás hubiera funcionado aún mejor si no hubiera coincidido a la semana siguiente de su estreno con Toy Story 3). Pero a pesar de este buen dato, hablamos de un director con películas en su curriculum como La Pantera Rosa 2, Superagente Cody Banks o Divina pero peligrosa, que no cosecharon ni buenas críticas ni buen éxito en taquilla.
Por esto, personalmente me sorprende para mal la decisión de poner delante del proyecto a este hombre para presentar una futura saga rentable. Y si bien los resultados finales no son tan malos como cabría presagiar, tampoco son para echar cohetes.

Sin duda, lo primero que llama la atención (para alguien que no ha leído las novelas, ni ha visto el trailer y poco sabe del tema) es la recopilación de inspiraciones en la que se basa la obra evidentemente. Desde el mundo Harrypotiano (saga de la que Cassandra Clare es mega fan) a la serie Buffy Cazavampiros, metiendo romances que recuerdan a la archiconocida obra de Stephenie Meyer y todo una serie de mitos fantásticos (brujos, vampiros, demonios, hombres lobo...) extrapolados a una Nueva York contemporánea.
La cuestión es que, yendo a pasar el rato, puede dar perfectamente el pase y salirse satisfecho, siempre y cuando no se sea muy exigente y se sepan pasar por alto los defectos que tiene.

Para mí, el más garrafal de todos es el romance edulcorado y ridículo que se marca, dejando patente que se busca mucho el target femenino (adolescente en su mayoría)/homosexual (para estos hay incluso un par de guiños), dejando un par de secuencias de vergüenza ajena y risa involuntaria. Salvando este susto, el otro principal problema es (no sé si de la novela o ya de la película en sí) es los constantes giros argumentales para dar notoriedad a ciertos personajes, que chirrían en la trama conjunta. Vale que ya nadie espera guiones magistrales de este tipo de productos, pero prefiero que se centren en la evasión pura y dura y no que jueguen a las sorpresitas argumentales, porque se les ve el plumero y pierden puntos.

 

La cinta gana en el apartado de acción y misticismo, si bien no inventa nada nuevo y su profundidad es nula, a los que gustan de las aventuras fantásticas como servidor puede servirles en este apartado. Los personajes están faltos de carisma (el rubiales protagonista se las trae) o mal desarrollados (el del mago por ejemplo) y quizás no tenga el humor que se gastaba la serie de Joss Whedon, pero esa sociedad secreta que caza demonios, consultan libros (aquí de runas) y pelean contra todo bicho que se tercie recuerda bastante a Buffy Cazavampiros. No en vano, durante el visionado pensaba que el formato de serie televisiva le hubiera quedado mucho mejor para desarrollar mejor su potencial. Pero quizás no sería tan rentable de ese modo, pensarán los productores.
Se agradece al menos que, pese a que se ve la evidente tendencia a formar una lóngeva saga, se molesta en tener suficiente empaque como película solitaria sin que pienses que has visto un episodio piloto.

Con todos sus pros y contras, podemos resumir que estamos ante otra saga-blockbuster de turno echa pensando más en los bolsillos que con ganas y cariño, pero para los poco exigentes o mínimamente interesados en los mundos fantasiosos, bestias de mundos subterráneos y runas mágicas puede tener su pase. Eso sí, vayan avisados que si en esta película ya hay escenas vomitivas por su exceso de azúcar glass, la saga amenaza con ponernos ración triple.

5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...