martes, 21 de mayo de 2013

El Cosmonauta low-cost




Nadie discute que el cine español no atraviesa por su mejor momento, si es que alguna vez tuvo un momento bueno, pero si se quiere acortar más el círculo, el momento actual es especialmente malo para los jóvenes cineastas con ideas, pero con el bolsillo vacío. En España las cosas funcionan así, para bien o para mal. No hay más que echar un vistazo al tipo de películas que llenan nuestras salas (mayoritariamente) y qué tipo de películas son las que financian las grandes productoras españolas. También podemos hechas un vistazo rápido a los premios nacionales para darnos cuenta de por dónde van los tiros. No me queda ninguna duda de que el cine español está estructurado para una élite, cosa que en cierto modo entiendo, porque, a fin de cuentas, el dinero es lo que manda y mandan más un par de Tadeos Jones al año que tener una cantera de cineastas independientes con buenas ideas y cine diferente. Los festivales nacionales e internacionales son otro buen ejemplo para ver la preocupante escasez de material patrio en las diferentes categorías. 



Al margen de este pequeño comentario, muy acorde con la película que nos ocupa, hablemos un poco del método de financiación con la que está película ha podido levarse a cabo. ¿Qué es el Crowdfunding? El Crowdfunding es un sistema de financiación pública en la que cualquier persona, a través de pequeñas donaciones voluntarias, puede ayudar a financiar un proyecto. Una forma de hacer cine low-cost muy interesante y que ciertamente está calando hondo en los jóvenes cineastas con talento, pero sin medios económicos para llevar a cabo sus ideas. El cosmonauta es la primera película financiada íntegramente por este sistema que llega a las salas de cine, con la colaboración de más de 4500 personas. No sin problemas, derivados, por supuesto, de la financiación con la primera productora, causa de que se creara el eslogan "Save The Cosmonaut" y la posterior financiación colectiva,  El Cosmonauta pudo estrenarse sin problemas en un estreno multiplataforma para todos los públicos, al margen de una serie de material (un total de 36 cortos) que completan a la película y hacen que este proyecto se convierta en un referente en nuestro país. 

El cosmonauta nos cuenta la historia de Stan, el primer ruso enviado a la luna. No obstante, jamás consiguió regresar a La Tierra, sino que regresa en una especie de mundo paralelo en la que nuestro planeta está completamente desahitado. Las transmisiones de radio, el hecho de que físicamente su módulo espacial si que llegara a La Tierra, hace que el desconcierto vaya en aumento y la esperanza por ver a Stan con vida de nuevo sea nula. Hay mucho drama en la película, mucho romance, mucha amistad, pero poca ciencia ficción y eso hace que la película esté completamente desequilibrada. Asistimos a un comienzo excelente, para dejar paso a una relación amorosa a tres bandas que hace que la película pierda todo lo bueno que podía tener. Eso si, el planteamiento es excelente. 


Una vez que entendemos que la película, no sé si a propósito, pasa completamente a desarrollarse en torno al romance de Stan previo al lanzamiento de la nave y la implicación de un tercero, su amigo y también astronauta. Todo ello contado por medio de recuerdos alternados con el presente, la película pierde bastante. Si bien es cierto que está filmada con una delicadeza admirable, lo que hace que recuerde a la poética forma de filmar de Terrence Malick o Wong Kar-Wai, no es lo suficientemente profunda como para despertar en mi los sentimientos que estos cineastas consiguen con sus películas. No obstante, el enfoque dado en general resulta satisfactorio. La película está rodada en inglés y, teniendo en cuenta, que nos presenta a personajes rusos lo más normal es que el idioma utilizado fuera el ruso, pero es evidente que para hacerlo más cercano y con vistas a una mayor expansión comercial se tomara esa decisión. A mi, personalmente, me descoloca ver a oficiales soviéticos hablando en inglés, pero es un detalle al que cada uno dará la importancia que crea necesaria. No obstante, los actores firman unas buenas interpretaciones. 

El Cosmonauta, nunca deja de ser una película desechable, pese a todos los peros argumentales que se le puedan llegar a poner. No será recordada como una gran película de ciencia ficción, ni tan siquiera su historia de amor tiene algo que la haga salirse de lo común, pero, en general, su visionado resulta satisfactorio. 

                                       5/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...