miércoles, 20 de marzo de 2013

Incompatibles: L'arme fatale




Tras el enorme éxito que cosechó Intocable, llega a las carteleras españolas Incompatibles, el nuevo proyecto del actor Omar Sy (que próximamente dará el salto a Hollywood en la nueva película de los X-Men).
Pero las similitudes con la película de habla no inglesa más taquillera de todos los tiempos se limitan a compartir nacionalidad, actor y, como mucho, un comienzo movido por las carreteras francesas. Y es que aquí, aunque Sy comparta protagonismo con otro actor como en aquella, no se destila la misma química ni de lejos.
Dejando de lado comparaciones que no vienen a cuento aunque se empeñen los traductores de títulos españoles, lo que se puede esperar del segundo largometraje de David Charhon no es más ni menos que la comedia policíaca donde dos compañeros se ven obligados a compartir caso, que no se llevan bien pero acaban siendo uña y carne.
Y lo cierto es que, pese al manido tema, funciona lo suficientemente bien como para salir satisfechos de su visionado.


Tenemos por un lado a Ousmane Diakhité (Omar Sy), un policía de delitos financieros de los suburbios, conocido en su barrio por el mote de 'Loserman' y con un hijo a su cargo al que debe dar ejemplo. Por el otro, François Monge (Laurent Lafitte) un capitán de la brigada criminal parisina, despreciado por sus compañeros por ser un 'agente de oficinas' que aspira a ascender a comisario y al que le pierden las faldas.
Como juntar a Axel Foley de Superdetective en Hollywood con Joss Baumont de El profesional, ídolo de cada uno de ellos. Una pareja en principio incompatible, pero que deberán colaborar juntos para desentrañar el misterioso asesinato de la mujer de un líder de la patronal, que, como es costumbre, acabará siendo un caso con más miga de la que parece.

La pareja Sy-Lafitte (que volverán a coincidir en la nueva película de Gondry), sin tener quizás la química que se hubiera deseado del todo, sí cumplen al menos cada uno por su lado su rol preestablecido. Sy gracioso en su estilo y Lafitte de lameculos pero cumplidor. Una pena que el resto de los personajes secundarios se quedan a medio desdibujar y podrían haber dado más de sí, como el niño de Ousame o su compañera Yasmine.
La historia, sin ser ningún alarde de ingenio, se desarrolla con la normalidad del género y deja que los protagonistas destaquen sobre ella, y la música de Ludovic Bource, oscarizado por su banda sonora de The artist, aquí se queda en un segundo plano, correcta, sin destacar pero subrayando los momentos necesarios para que se diga que Ludovic ha trabajado en el proyecto.


Si bien quizás no quedará en la memoria colectiva como la saga Arma letal o similares películas de idéntica temática, tampoco es la pretensión de la película de Charhon, solo hacer pasar un buen rato en la hora y media que dura y que la gente salga contenta por el buen rato pasado. Y eso se cumple perfectamente. Jamás se hace pesada, no hay salidas de tono como suele ocurrir en el cine americano y sabe quedarse en la comicidad sencilla pero no estúpida. Suficiente para colmar las expectativas que uno pueda traer de casa antes de verla.

6/10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...